10 nov. 2011

"El alerón de Red Bull lo tengo yo"


Las sospechas de un periodista alemán levantaron una fábula de posible espionaje de Ferrari que ahora se viene abajo como un castillo de naipes. Un aficionado español, presente en el Gran Premio de Italia, ha hecho llegar a MARCA la mayor parte del alerón delantero de Red Bull que Mark Webber perdió en la primera chicane del circuito de Monza. Ese que, según Auto Motor und Sport, los comisarios de carrera pudieron entregar a los ingenieros de la Scuderia.

El aficionado español, que evidentemente no quiere facilitar su nombre, aporta fotos del accidente y de la zona donde quedó la pieza abandonada, elemento que tiene en su poder como recuerdo. Es un suceso que se repite en la mayoría de carreras que se celebran en Monza, donde la invasión de pista posterior a la prueba permite a los tifossi arramblar con todo lo que se encuentran a su paso. En esta ocasión el premio le llegó a un lector de nuestro diario.

Un espionaje imposible
Éste, realmente sorprendido por las informaciones incorrectas que se tomaron como ciertas en algunos medios mundiales y españoles, ha querido arrojar luz sobre un espionaje que jamás tuvo lugar. En Maranello ni han olido la pieza que ha permanecido en su domicilio. "Yo había visto el accidente y cómo uno de los comisarios retiró la pieza casi del asfalto y la tiró contra la valla para que no molestara. Le tuve el ojo echado hasta que acabó la carrera y pude llegar a ella antes que nadie tras saltar desde la grada. No pensaba que estuviese haciendo nada malo, porque ya lo había visto otras veces en este circuito. La gente arranca hasta los carteles publicitarios y los de 100 y 50 que indican la frenada", dice este aficionado que se confiesa seguidor de Fernando Alonso. "Nunca se me pasó por la cabeza entregársela a Ferrari. No pensaba que fuera tan importante", confiesa.

La importancia radica en que el incidente se produjo en la carrera que tuvo lugar el 11 de septiembre. Poco más de un mes después, el 14 de octubre, Ferrari sacaba a pista en Corea un alerón similar, que parecía flexionar por los lados como el de Red Bull.

Es precisamente uno de esos endplates -parte lateral final del ala- el que está en poder de nuestro anónimo lector. El resto estaba junto a la valla y fue también recogido por otros espectadores tras la carrera.

"La pregunta que surge es por qué Ferrari ha descifrado el misterio de las alas de Red Bull. Cuando Mark Webber chocó con Felipe Massa en la chicane de Monza, perdió una parte de su alerón delantero. Esa pieza nunca fue encontrada. Un chico malo pensaría que esa pieza aterrizó en Maranello", decía la prestigiosa Auto Motor und Sport, intentando hacer patria con Vettel una semana después.

Un proyecto limpio
Por lo que sabe MARCA, el proyecto del alerón delantero comenzó en Maranello a finales del mes de marzo y, por lo que se ve, ha sido completamente autónomo y limpio. En cualquier caso, se está puliendo en cada carrera para que sea un elemento básico del coche de 2012. En Abu Dabi será otra versión mejorada del que salió a pista en India. La Fórmula 1 suele dar para este tipo de películas alrededor del espionaje, dados los antecedentes, pero no ha ocurrido en esta ocasión.

El fin de este fragmento y los sensores internos que también portaba, será acabar dentro de una urna de metacrilato en el salón de una casa. Algo así como un trofeo. Pero la historia que lleva aparejada tiene casi más valor que el pedazo de fibra de carbono.

Fuente: Marca

No hay comentarios:

Publicar un comentario