3 ago. 2011

¿PORQUÉ SE INCENDIÓ EL LOTUS RENAULT DE HEIDFELD?

Durante el GP de Hungría, después de su segunda parada, Nick Heidfeld sufrió el segundo incendio de la temporada en su Renault. Pero según el alemán, éste fue aterrador comparado con el que sufrió en Montmeló: “En Barcelona miré a la izquierda, vi un pequeño fuego y tuve tiempo de parar. Esta vez estaba mirando al frente, vi el fuego y noté todo el calor“. ¿Porqué se incendió y qué produjo la pequeña explosión que lanzó restos a la pista e hirió levemente a un comisario?


Aunque el equipo tiene que dar a conocer un informe sobre el incidente, es probable que el problema comenzara cuando una tuerca de una de las ruedas obligara a alargar la parada. El coche estuvo parado de 10 a 12 segundos en lugar de los habituales tres o cuatro, con el motor alto de revoluciones como es habitual para salir lo más rápido posible en cuanto la operación haya terminado. Ese tiempo extra con el acelerador a fondo fue suficiente para que los gases de escape saliendo por el escape frontal del R31 recalentaran la carrocería y comenzaran a quemar la fibra de carbono. El flujo de aire cuando el coche se puso en marcha no hizo más que alimentar las llamas.

Quizás lo más preocupante fue la pequeña explosión que se produjo en el pontón cuando el personal de pista roció con la espuma de los extintores la zona que ardía. Los restos del coche que salieron volando golpearon a un comisario, que salió cojeando hacia la parte trasera del monoplaza. Todo parece indicar que la explosión la produjo la bombona de nitrógeno que los motores necesitan para mantener la presión en el circuito neumático que se encarga de cerrar las válvulas. Como el sistema pierde algo de presión durante la carrera (lo que provocó los problemas en los motores Ferrari el año pasado), este cilindro de aluminio (flecha roja) se encarga de mantener la presión necesaria.


Hasta el R30 del año pasado Renault colocaba este cilindro en el interior del cockpit para protegerlo de los accidentes o el fuego, pero el R31 lo lleva en la parte frontal del pontón, probablemente porque Renault ha tenido que crear un monocasco más estrecho para dejar sitio a los escapes que pasan por los pontones hacia su zona frontal.

Cuando el cilindro se calentó con las llamas y después se enfrió bruscamente con la espuma de los extintores, su carcasa se rompió dejando salir la presión del nitrógeno, que es un gas inerte. Es probable que la FIA pida a los equipos que situen esta pequeña bombona en un lugar más seguro para evitar este tipo de incidentes.
Fuente: scarbsf1, fórmulaf1

No hay comentarios:

Publicar un comentario