19 jul. 2011

Pirelli probará un nuevo compuesto blando en Nürburgring


Vuelve la pareja de medio y blando que vimos en el GP de Europa. La montaña rusa de crestas ciegas de este legendario trazado, que albergó el Gran Premio de Alemania hasta 1976, ha derivado en un circuito técnico y más abierto, dónde se ponen a prueba todos los parámetros de los vehículos de Fórmula 1. Para poder satisfacer los requerimientos de Nürburgring, Pirelli lleva a este Gran Premio la combinación de P Zero blanco medio como prime y P Zero Amarillo blando como option.

Hay una amplia variedad de velocidades y curvas, con cambios de dirección y profundos peraltes que permiten a los pilotos pasar por las curvas con velocidades medias elevadas. Esta característica también provoca un elevado número de áreas de fuerte frenada, y los neumáticos también se ponen a prueba con constante impactos con los pianos, una de las características del circuito.

Con seis pilotos alemanes en la parrilla de este año, este país cuenta con la representación nacional más amplia del campeonato, lo que convierte la Fórmula 1 en un deporte extremadamente popular en ese país. Sin embargo, ningún equipo tiene experiencia ni datos recientes de Nurburgring, ya que este circuito se alterna con Hockenheim para albergar el GP de Alemania.

Aunque Nurburgring no se ha señalado como una carrera sobre mojado, la última de 2007 contó con una climatología cambiante, debido a localizarse en un area montañosa. Eso implica que puede darse lluvia en un área del trazado, mientras otra se mantiene en seco, lo mismo que sucedió en Silverstone hace dos semanas.

En esa ocasión, los PZero azules intermedios impresionaron a todos por su rendimiento constante y duradero; algo que podrían demostrar de nuevo en Alemania, acompañados por los PZero naranjas de lluvia extrema.

Durante los entrenamientos libres del viernes, los equipos tendrán ocasión de probar una nueva versión de los PZero amarillos blandos, que están en proceso de prueba. Esta nueva versión ha mejorado su durabilidad, reduciendo su degradación.

Nurburgring requiere de unos niveles razonables de downforce, principalmente para minimizar los efectos del subviraje en las curvas de alta velocidad. Sin embargo, no es un circuito especialmente duro con los neumáticos si éstos se utilizan de forma adecuada y el coche cuenta con los reglajes correctos. Al contrario de lo que sucede con otros circuitos, los pilotos cuentan con un amplio rango de líneas de pasada en las curvas.

El Nurburgring moderno ha sufrido numerosas modificaciones desde que se inaugurara hace 27 años. En 2002, la chicane de Castrol fue redefinida y se añadió una nueva sección, conocida como Mercedes Arena, aumentando así la longitud total del circuito hasta los actuales 5,148 kilómetros.

Nurburgring es el único circuito de Gran Premio en el mundo que cuenta con una curva bautizada con el nombre de un piloto en activo: las curvas 9 y 10 son conocidas como las “eses de Michael Schumacher”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario