30 jun. 2011

Red Bull asegura que perderá medio segundo por vuelta sin el difusor

El máximo asesor de Red Bull, Helmut Marko, ha despejado la gran duda que vuela en torno a la Fórmula 1 tras la decisión de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) de prohibir los difusores soplados a partir del Gran Premio de Gran Bretaña: ¿en qué medida exactamente perjudicará a Red Bull? "Medio segundo por vuelta", ha asegurado Marko.

Desde que la FIA decretara la desaparición del difusor soplado en Silverstone, la gran pregunta que se han hecho todos en el Gran Circo es si la insultante ventaja de Red Bull hasta el momento se revertirá sin su gran baza esta temporada hasta igualarse al resto de sus competidores.

"Esperamos perder aproximadamente medio segundo por vuelta sin los difusores soplados", ha confirmado Marko en unas declaraciones que publica caranddriverthef1.com. El asesor confirma así las sospechas de que Red Bull sufrirá los efectos del no al difusor.

A raíz de estas declaraciones, cabe hacerse otra pregunta más: ¿dice la verdad Marko acerca de esa pérdida de medio segundo por vuelta? ¿O, simplemente, Red Bull se está tirando un nuevo farol? Muchas son ya las veces que la escudería ha reconocido que puede sufrir un bajón en su rendimiento y, cuando llega la carrera, da un nuevo zarpazo a sus rivales en la pista. No es extraño, por tanto, que surjan voces desconfiadas ante las declaraciones de Helmut Marko.

Pero si tomáramos estas palabras como ciertas, sólo faltaría saber cuánto tienen previsto perder el resto de equipos sin el uso de esta tecnología. Lógico es pensar que, si no le otorgaba una ventaja notable sobre Red Bull, tampoco debería suponer un hándicap significativo para el rendimiento de sus respectivos monoplazas.

Quizás, la diferencia entre Red Bull y el resto siga siendo significativa en el próximo GP de Gran Bretaña del 10 de julio, pues Silverstone es un circuito que exige mucha aerodinámica del coche, condición en la que la escudería 'energética' es mucho mejor que el resto. Además, Pirelli llevará su compuesto duro, que beneficia al equipo líder del Mundial frente a otros como Ferrari.

Sin embargo, es previsible que en las pruebas siguientes, la ventaja tienda a reducirse considerablemente, según entren en juego circuitos menos 'aerodinámicos' en los que se utilicen neumáticos blandos, como será el caso de las carreras de Alemania y Hungría.

En cualquier caso, el temor de Red Bull a perder ventaja se hace evidente en las declaraciones que salen desde la escudería, críticas con la prohibición: "Lo habríamos entendido si se hubiera implantado al final de la temporada, como muchos otros avances técnicos recientes. Pero hacer esto a mitad de la temporada es muy extraño y no demasiado comprensible", recrimina un extrañado Marko.

Fuente: eleconomista.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario